lunes, 31 de mayo de 2010

Por la tierra y para la tierra



Ocho días caminaron, atravesaron el país hasta la Plaza de Mayo. Miles de miembros de treintas comunidades aborígenes trajeron sus reclamos a la presidenta Cristina Fernández. El pasado jueves 20 representantes de cada pueblo originario se reunió con la presidenta en la casa de gobierno.
Afuera en un multitudinario acto que mezcló coplas y música del altiplano, luego de varios testimonios cargados de profunda emoción y bronca, se leyó el documento consensuado en el que aparte de reclamar por la titulación de las tierras en donde viven, y siguiendo una tradición cultural, en defensa de lo que ellos llaman la Pachamama, la tierra.
Expusieron como punto principal la prohibición de la actividad minera a cielo abierto, el uso de contaminantes industriales en las actividades agrícolas y exigieron al Gobierno que preserve los glaciares.


Milagros Salas, titular de la organización social Tupac Amaru, participó y fue reconocida por otros miembros de las comunidades como una persona fundamental para que la marcha y la reunión con la presidenta haya sido posible.
En su discurso de cierre del acto, luego de la reunión en la casa rosada, se refirió también a la necesidad de preservar la Pachamama.



En la reunión se acordó crear una mesa de dialogo con los respectivos ministros que intervienen en cada punto del documento que los pueblos originarios presentaron a partir del 1ro de junio, pero no consiguieron llevarse respuestas concretas.


Una macha histórica por la reivindicación indígena camino a una nación plurinacional, con reconocimiento sincero de que también una parte nuestra pertenece a algún pueblo originario, y que esa Pachamama, la tierra en la caminamos, con la comemos, y por donde fluye el agua que tomamos, también es nuestra. No dejaremos de ser condenados sino la defendemos.


*FOTO: DANIEL GARCIA / AFP  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada