domingo, 27 de junio de 2010

Medioambiente 2.0

La organización ambientalista Greenpeace de España consiguió que la multinacional Nestlé dejase de comprar a un proveedor que realiza actividades nocivas para el medioambiente. La exitosa gestión fue posible gracias a la ejecución de una campaña en versión 2.0, a través de internet y las redes sociales.

El origen de la iniciativa radicó en la grave situación de deforestación en que se encuentra una gran cantidad de bosques en todo el mundo. En especial, existe un bosque, situado en las selvas de Indonesia, vital como insumo para el aceite de palma y de enorme demanda en los mercados alimenticios y de combustibles, y cuya depredación lleva a consecuencias destructivas para la población autóctona de gorilas.

Como parte de su campaña, Greenpeace dio su primer paso a través de un lobby documentado. Es decir, que tras la instalación de un grupo de manifestantes que se estableció a modo de protesta en un campamento en medio del bosque, elevó un informe asolador de la situación, que entonces la firma Nestlé decidió ignorar.

En segunda instancia, la entidad medioambiental lanzó una campaña de participación ciudadana por medio de la que difundió el estado de la situación a la comunidad 2.0. No obstante, la estrategia no fue pretender emitir comunicados cargados de información, sino más bien un sitio de internet donde la gente pudiera actuar.

En primer lugar, se volcó a través de las redes sociales la difusión de un video muy gráfico, que pretendió causar efecto de contrapublicidad en perjuicio de la multinacional. La respuesta no se hizo esperar, aunque tuvo un efecto poco inteligente y muy cortoplacista: Nestlé consiguió censurar el video colgado en Youtube en un plazo menor de 24 horas. Fue entonces cuando la red social ya comprometida en el asunto salió a difundir el acto de censura de la compañía y a especificar el nuevo sitio donde podrían visualizar el video prohibido.



Por fin, como resultado de la campaña, Nestlé decidió aceptar el compromiso de no volver a contratar con el proveedor y a someterse a organismos de control para que efectúen auditorios en sus procesos productivos y comerciales. Además, la campaña consiguió que el video alcanzara una cifra superior al millón y medio de reproducciones y que más de 300 mil correos electrónicos acabaran en las bandejas de entrada de los CEO’s de Nestlé en todo el mundo.

Mauro Maciel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada